La insumisión de las terrazas empuja al Ayuntamiento a endurecer las sanciones

La delegada de Comercio admite, tras visitar una veintena de locales, que los empresarios hacen caso omiso a las exigencias · Anuncia que se pasará a imponer multas sin realizar apercibimientos previos

SEBASTIÁN SÁNCHEZ / MÁLAGA | ACTUALIZADO 11.05.2012 – 01:00

La paciencia que durante años ha tenido el Ayuntamiento de Málaga con las terrazas irregulares de bares y restaurantes toca a su fin. Los responsables del área de Comercio, encabezada por la delegada Esther Molina, tienen tomada la determinación de endurecer el proceder ante este fenómeno, multiplicado tras la entrada en vigor de la ley antitabaco, al punto de anunciar su intención de sancionar de forma directa a estos empresarios sin que medie el tradicional apercibimiento.

Queda por concretar si se irá más allá, por cuanto la propia normativa encargada de poner coto a estas acciones no sólo fija sanciones de hasta 3.000 euros por el reiterado incumplimiento de la ordenanza, sino también la posibilidad de retirar las instalaciones, “pudiendo dejarse sin efecto la autorización que se hubiese otorgado”. Así consta en el texto, que precisa que en estos últimos supuestos, el propietario afectado “no podrá ser autorizado durante el próximo año”.

Molina, que desde su elección como máxima responsable del departamento se ha marcado el objetivo de lograr la normalización del espacio ocupado por terrazas, opta por esta medida drástica ante la insumisión de los propios empresarios afectados, que, parece, son renuentes a atender las exigencias planteadas por el Consistorio en lo que a limitación de espacios en la vía pública se refiere.

Muestra de la negativa de algunos comerciantes a actuar conforme a lo que marca la normativa municipal lo ha podido contemplar de primera mano la delegada municipal en las últimas semanas, periodo en el que, como ya anunció, recorrió a pie diferentes zonas del casco antiguo con el fin de conocer la casuística y tratar de forma directa con los empresarios. ¿El resultado? Negativo.

“No ha tenido ninguna repercusión; hacen caso omiso. Me he preocupado por ir a visitarlos pero no se han preocupado de quitar lo que se les dice. Así que vamos a pasar al plan B…”, sentenció. Un plan B que se encargará de detallar la próxima semana pero que, todo indica, pasa por la sanción como herramienta.

Molina admite estar sorprendida por la escasa o nula incidencia de este acercamiento a los comerciantes, por cuanto lo que se manifestaba por parte del sector apuntaba a un interés por normalizar la situación. “Hemos estado apelando al acuerdo, porque todo el mundo tiene que convivir y que es verdad que no estamos en épocas de prohibiciones pero sí de ordenar”, aclaró. Apuntaba con ello a la necesidad de que las terrazas respeten, por ejemplo, las zonas de los comercios, a veces también ocupadas.

Con su recorrido por el centro a una veintena de locales, que hizo acompañada entre otros por varios técnicos de Comercio; la concejal y el director del Distrito Centro, y el presidente de Aehma, Rafael Prado, buscaba hacer ver a los afectados “que existe un interés común, pero no han hecho mucho caso”. “Ya tienen conciencia de que no se va a apercibir, cuando se levante un acta se nos remitirá y veremos si se están haciendo las cosas en condiciones; si no es así, abriremos sanción”, comentó, a lo que añadió: “Ahora damos un paso más”.

Desde finales del pasado año hasta marzo, Comercio tramitó 138 expedientes sancionadores, coincidentes con los locales que más apercibimientos han acumulado en los últimos años, a pesar de lo cual han mantenido su acción irregular.

La reacción municipal, lejos de provocar el rechazo de la Asociación de Empresarios Hosteleros de Málaga, obtiene su aval. El presidente del colectivo dijo entender que el Ayuntamiento opte por endurecer su posición ante la falta de respuesta de muchos empresarios. “Esperaba una mayor concienciación por parte de los propietarios de bares y restaurantes, que se diesen cuenta de que lo que se ha buscado hasta el momento era llevar las cosas por el cauce adecuado”, comentó Prado.

“No puedo más que reconocer que el Ayuntamiento ha intentado ir por las buenas; no puede ser el desmadre que se da en algunas calles”, insistió el presidente de los hosteleros de Málaga, para el que parece que algunos comerciantes “creen que todo el monte es orégano; son muchos meses con estas historias, buscando soluciones para que de buenas maneras se respeten los límites que marca la lógica; si no se hace no podemos defender al empresario”.

Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>